Museo de Ciencias

En el Museo de Ciencias promovemos el conocimiento y las realidades científicas del país. Ésto se lleva a cabo, a través de la labor de un gran equipo de trabajo que realiza investigaciones para la concepción de un variado programa de exposiciones, actividades para todo público y proyectos comunitarios con trascendencia nacional e internacional.

HISTORIA

El Museo de Ciencias, es la primera institución en su tipo constituida en Venezuela desde hace 139 años, y tiene su origen en el Museo Nacional. El Decreto de creación del 11 de julio de 1874,  establece que en "esta cámara de maravillas se congreguen colecciones que sirvan al conocimiento del hombre, del mundo animal, de las rocas y los minerales del país". De allí, la aparente heterogeneidad de las once colecciones que atesora. Su oficialización institucional ocurriría el 24 de octubre de 1875, siendo el Doctor Gustavo Adolfo Ernst (1832-1899) su fundador y primer director.

Actualmente está adscrito a la Fundación Museos Nacionales, el ente que articula la gestión de 14 museos del país con perfiles artísticos, científicos e históricos; y que a su vez, se encuentra bajo la tutela del Ministerio del Poder Popular para la Cultura. 

La sede actual del Museo de Ciencias, diseñada por el arquitecto Carlos Raúl Villanueva, e inaugurada el 24 de julio de 1940, es una edificación de inspiración neoclásica con elementos del art déco, en la cual se conjugan los relieves y esculturas de Francisco Narváez. La misma fue declarada Monumento Histórico Nacional el 1° de septiembre de 1993, por el Ministerio de Relaciones Interiores y la Junta Nacional Protectora y Conservadora del Patrimonio Histórico y Artístico de la Nación.  

MISIÓN

El Museo de Ciencias es una institución venezolana que sirve a la divulgación científica y que brinda espacios de educación para promover los valores patrimoniales.

VISIÓN

Ser un referente nacional e internacional en comunicar el conocimiento científico, que apunte a la transformación social orientada a la preservación de la vida en el planeta.

EDIFICIO HISTÓRICO

El diseño arquitectónico concebido por Carlos Raúl Villanueva para el Museo de Ciencias, pertenece a su etapa neoclásica y se apega al canon académico de la École des Beaux Art. Esta edificación de apariencia maciza y sólida, posee una fachada formada por una gran columnata que sigue la curva de la plaza externa circular. La entrada se destaca por su enorme puerta ubicada en el centro del frontispicio, funcionando como un eje que ordena todos los espacios. Su interior está dividido en dos niveles comunicados por amplias escaleras, en la planta baja se encuentran las cuatro primeras salas. Las salas 1 y 2 poseen la forma curvilínea de la fachada y en sus extremos hay dos recintos amplios que tienen entradas con pórticos, columnas y escaleras. Actualmente, en uno de estos recintos funciona la Sala Audiovisual y en el otro la Sala de Lectura, con entradas independientes desde el exterior. 

Las salas 3 y 4 son de planta cuadrada -y al igual que las dos anteriores- están enfrentadas simétricamente. Al fondo, hay dos espacios laterales de forma semicircular que están divididos por un pequeño patio central bordeado por columnas, que al estar descubierto proporciona una fuente de luz natural; y, al final y en el centro hay otro espacio más grande con la misma forma. Éstos últimos han sido utilizados para la puesta en escena de los dioramas.

En la planta alta se ubican otras siete salas. Entre las salas 5 y 6 existe una baranda circular que sigue la forma de un gran lucernario, mientras que las salas 7 y 8 exhiben amplios balcones semicirculares con columnas. Casi todas las salas tienen amplios ventanales que dan a los jardines, estableciendo una relación entre el edificio y la profusa vegetación que le rodea. 

En el diseño original del Museo de Ciencias no se proyectaron espacios para acoger a las colecciones y las oficinas administrativas, sin embargo, cuando comenzó a funcionar la institución, varias áreas de la edificación fueron acondicionadas para estas funciones. Posteriormente, se construyó el edificio anexo situado en la parte posterior del Museo destinado a estas ocupaciones, pero el espacio se hizo insuficiente, por lo que se adquiere un edificio de cinco pisos llamado Centro Adolfo Ernst, el cual se usa exclusivamente para almacenar y resguardar las distintas colecciones, así como realizar labores de conservación preventiva. Actualmente, en el anexo llamado Edificio Administrativo, funcionan la Dirección y las áreas de Investigación, Museografía, Educación, Asuntos Públicos, Administración y un Centro de Documentación, especializado en temas científicos.